Buscar en este blog

17 abril 2009

Desenganchada...

Quiero daros las gracias por el apoyo que he recibido, por contar vuestras experiencias, por estar ahí. Vuestros comentarios me han hecho reflexionar y, como decían en uno de ellos, salgo con la cabeza más clara; pero sobre todo con el alma tranquila.

¿Desencantada o desenganchada? Creo que la respuesta es liberada. Sentía la danza como dominadora, agobiante, no como amiga. Ya no necesito ir a todos los intensivos que encuentre, a todos los espectáculos, tener ansiedad porque no puedo practicar en casa, decepcionarme porque un día en clase no me salen las cosas, porque mis sueños (¿implantados?) están cada vez más lejos...

Pero creo que en todo esto hay 2 partes: la danza como mi afición y la danza como el negocio de otros gracias a mi afición.

Recuerdo cuando iba a clases de bailes latinos: el profe nos conseguía invitaciones para entrar a O'Zona, el templo de la salsa hace unos años. El objetivo era aprender, practicar, pero sobre todo, pasarlo bien. Hicimos un fin de curso gratuito, no comprábamos vestuario, tuvimos una masterclass sin aumento de precio en la mensualidad,... Eran otros tiempos.
O acaso era que el profe sabía que era nuestra afición y no nos enseñaba como si fuéramos a ser profesionales.

Pero lo que veo de la danza oriental ahora mismo es que es un negocio. Te venden ropa, espectáculos, talleres, accesorios, festivales, etc. Entras en una vorágine que te anima a ser profesional, cuando ni siquiera lo pretendías cuando empezaste las clases pero te planteas ¿por qué no?

Y estoy empezando a ver en otros bailes de aficionados el despliegue de medios para el negocio que ha tenido la danza árabe. La danza bollywood, por ejemplo, empieza a ponerse de moda. Y seguro que dentro de un año tendremos a nuestra disposición toda clase de accesorios, espectáculos, trajes, clases maestras, dvds, cds, etc ¡que no podemos dejar escapar!

¿O tal vez "la culpa" sea nuestra?

7 comentarios:

  1. Me alegro de que hayas aclarado tus ideas :)

    ResponderEliminar
  2. "O acaso era que el profe sabía que era nuestra afición y no nos enseñaba como si fuéramos a ser profesionales".

    Creo que aquí está el problema. Muchas maestras no se dan cuenta de que la mayoría de sus estudiantes sólo quieren pasarla bien o si lo saben no les interesa. Yo tomé clases con una profesora que sabía que la mayoría del curso sólo quería pasarla bien, pero siempre insitía en que nos preparaba para ser profesionales. Incluso si alguna nueva alumna le parecía que tenía lo suficiente para lanzarla al estrellato, le dedicaba la clase a ella en perjuicio de las demás (esto lo vi en casi todas las escuelas a la que he asistido).

    En cuanto a que si los sueños son "implantados", creo que sí... Esa es una estrategia para sacarnos dinero. En mi opinión, la respuesta a tu última pregunta es: la culpa es compartida. Del mundo de la danza oriental por entrarnos en la vorágine de la que hablas (me gustó mucho ese concepto) y de nosotras por dejarnos llevar...

    Me alegro que te sientas liberada.

    ResponderEliminar
  3. Olé, olé y olé...
    A ver, pues que van a caer en lo mismo.

    ¿Os habéis fijado que hay nuevas danzas que tímidamente empiezan a asomar también? Danzas africanas, del Caúcaso, incluso fusiones afrobrasileñas y otras.

    ¿Malo? Noooooooo, al contrario, fantástico. Ya era hora de que aquí pudieramos aprender otras cosas. Pero en nosotras estará poner el límite, que para eso hemos aprendido que es nuestro trabajo.

    Un besazo, guapa.

    ResponderEliminar
  4. He dado clases en un centro cultural. La profesora también daba clases en una academia, donde me imagino, las clases se pagaban al triple o más de precio.

    La profesora no podía entender que en la academia se lo tomaran en serio.

    La profesora no podía entender que en el centro cultural no quisieramos hacer un "examen".

    La profesora no podía entender que no dedicaramos todo nuestro tiempo, esfuerzo y dinero en aprender, porque como mínimo deberíamos salir de ahí sabiendo improvisar cualquier canción de danza oriental para bailar delante de amigos/familia o en un restaurante.

    En ese centro cultural hay mujeres de 40, 60 y más. Mezclados con chicas jóvenes que no sabían bailar y otras que lo hacían bailar.

    Bueno pues no entendía que una cosa es la "afición" y otra es la "devoción". Yo de momento no voy (no puedo) vender toda mi vida por la danza oriental, si para ella fue un sueño ser bailarina profesional o profesora, no para todo el mundo debe ser ese el fin.

    Creo que hay que tomarse las cosas como uno se las quiere tomar, una cosa es afición (puede gustarte mucho hacer una cosa) y otra es volverte loca por esa cosa, entonces, tendrás que asumir que ese es tu objetivo.

    Y tienen que entender que no todas llegaremos a ser bailarinas, que podemos bailar de manera amateur y disfrutar, que no tenemos por qué comprar trajes a medida ni saber todas las fusiones, ritmos, instrumentos, etc. ni tampoco comprárnoslo. Ni tampoco hacer intensivos con toda cosa viviente que ande vagando por el mundo de la danza oriental.

    Creo que la rápida difusión nos ha vuelto (hablo por mi) un poco "locas"

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que es muy dificil que todas las alumnas esten contentas porque siempre habra quien vaya a divertirse y ejercitarse y hay alumnas que se lo toman de una forma mas profesional.. ay es la profesora la que tiene que encontrar el equilibrio e incluso si tiene posibilidad de hacer diferentes grupos con las necesidades de cada una en la medida de lo posible.. siempre los estremos no son buenos.
    Me alegro por ti si te has aclarado pero no pierdas nunca la ilusion por bailar, en el salon de tu casa en clase con tus compis o en un escenario da igual bailar es siempre para ti y despues para con quien lo quieras compartir. un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola!

    Llevo poquito en esto y me siento identificada en cierto modo con tu post. Si algo me está agotando (y no por ello lo voy a dejar) es que de repente he pagado 15 euros por ver una actuación, que llevo 55 gastados en el disfracito de fin de curso, que por encima mis familiares van a tener que pagar su entrada (ya que bailo yo gratis que menos que la profe regale un par de entradasm, que ella se va a forrar) y una serie de etcéteras que no me convencen nada de nada. Pero bueno, así parece que es la cosa...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. EStoy tan de acuerdo contigo, todo eso unido a que :
    1º hay gente que se gasta hasta 1000 euros en vestuario para festivales d efin de curso con nivel profesional por lo cual no cobra nada.
    2º haces un casting y te cojen pero si no haces un curso de 700 euros un mes no entras en la compañia, no entiendo nada?
    3º tomas clases con un nivel avanzado y la compañia futura se monta con la gente de intermedio y a ti te dan dos duros, aunque evidentemente bailes mejor.. pero dejas menos dinero en el compendio de todo el año.... en fin.... triste si.
    YO hace dos findes estuve a punto de dejar esto, estoy harta de cuanto mas pague mas se me tiene encuenta para formar parte de una compañia, seamos todos y todas un poco más profesionales POR FAVOR!!!!!

    ResponderEliminar